Date un respiro – y deja ir las preocupaciones

Por Débora Tejera | Comprende tus emociones

Una mujer descansando en un balcón

Hay momentos en los que el estrés emocional, la ansiedad o las preocupaciones son tan intensos o suceden tan de seguido, que nos sentimos literalmente desbordados.

En esas circunstancias, solemos tener unos patrones bien definidos de reacción. Es la manera en que nos han enseñado a evadirnos de esos pensamientos repetitivos y emociones disfuncionales.

Así, o bien los reprimimos al más puro estilo Scarlata O´Hara (“Ya lo pensaré mañana”) o buscamos una manera de anestesiarnos: televisión, comida, alcohol, abuso de sustancias... Sin embargo, estas estrategias de afrontamiento, además de peligrosas en algunos casos, sólo sirven para retrasar lo inevitable y agravar considerablemente el problema.

Conoce a tu tirano interno

Existe otra manera habitual de afrontar estas situaciones, más sutil y de la que tampoco solemos ser conscientes. Si tenemos que resolver un problema y juzgamos que no lo estamos solucionando con la eficacia y rapidez que “se supone” que deberíamos, entonces nos castigamos por “no estar a la altura”.

De poco sirve que nos estemos midiendo en base a una expectativa irreal y hasta abusiva para con nosotros mismos. Nos decimos mensajes como “Eres débil”, “Tendrías que ser capaz de hacerlo mejor”, “Siempre eres el mismo/la misma…” Cosas que no se nos ocurriría decir a nuestros familiares o amigos, pero que no dudamos en lanzar contra nosotros mismos. Muy lejos de ayudarnos, estos latigazos verbales lo que hacen es bajarnos la autoestima y mermar la confianza en nuestras capacidades.

Por qué no te beneficia

Lo que normalmente no tenemos en cuenta es que a veces todos esos pensamientos y emociones son en realidad la forma en la que nos comunicamos con nosotros mismos. Monopolizan nuestro dialogo interno, ese mismo que marca nuestras acciones, decisiones y define los diferentes tonos anímicos que vamos experimentado durante el día.

Si nos pasamos la mayor parte del tiempo juzgándonos y criticándonos por casi todo, ¿todavía te sorprende que terminemos el día sintiéndonos exhaustos y sin energía para casi nada?

Es disfuncional, pero lamentablemente es la manera que hemos aprendido de relacionarnos con nosotros mismos.

Hasta ahora.

Optando por una mejor opción

Si estás leyendo esto puede ser que pertenezcas a este grupo de personas que creemos en las segundas oportunidades, que sentimos que existen otras maneras. Que confiamos en nuestra capacidad para hacernos responsables de nosotros mismos y que tenemos fe en nuestro potencial para el cambio. 

Te propongo hacer algo diferente la próxima vez que sientas que no puedes más. ¿Te atreves a generar un espacio dentro de ti en el que poder acoger compasivamente lo que te está sucediendo?

Seguro que si alguien te necesita, no dudas en dar lo mejor de ti, tratando de ayudar y aliviar a los demás de la mejor manera que sabes o puedes. ¿Por qué no hacerlo contigo?

Nuestro reto Mindfulness de 7 días es un curso de video gratuito que te introducirá a una manera diferente de relacionarte contigo mismo y con el mundo que te rodea. Te mostrará cómo pasar a la acción de forma inmediata y tomar medidas para cambiar esos procesos de pensamiento inútiles ¡Descubre más y únete al desafío hoy!

>