Meditación en un minuto: cómo darle a tu mente un descanso

Por Débora Tejera | Aprende mindfulness

Un despertador

En nuestro reto mindfulness de 7 días ya te comentábamos que una de las causas más frecuentes de estrés y cansancio es el exceso de actividad mental.

Si has tenido uno de esos días en los que parece que la cabeza no para, sabrás la sensación de desarraigo, de nerviosismo y frustración de la que te hablo.

Y es que es increíble la cantidad de esfuerzo, de energía que invertimos en fabricar toda una serie de pensamientos, planes, preocupaciones, recuerdos... de los que muchas veces no somos conscientes, ¡ni tampoco son necesarios!

Cuando tu imaginación vuela

Uno de los mejores ejemplos de esto es cuando nos enamoramos.

¿A quién no le ha pasado empezar a sentirse atraído por alguien e imaginarse la próxima vez que le vea hasta el más mínimo detalle? Todos los posibles escenarios, la forma en que vas a comportarte, algún comentario gracioso, elocuente o profundo que capte su atención... Y después te tropiezas con esa persona y apenas balbuceas un hola. O empiezas a hablar y te das cuenta de que la realidad no casa con la película que te habías montado. ¡O ni siquera te mira..!

Haciendo frente a pensamientos más sombríos

Mientras estás fantaseando de esta manera, tus emociones te van arrastrando por diferentes estados de ánimo. Si estás imaginando algo agradable o placentero, pues incluso en un momento dado hasta se puede agradecer. Pero, ¿qué pasa cuando lo que imaginas es algo dificil, que te confronta? Saber que tienes que volver a hablar con una persona con la que has tenido un enfrentamiento previo o que va a decidir tu futuro profesional no es precisamente un escenario idílico.

Es por esto que en este tipo de situaciones, lo que necesitamos es tener la mente clara y despejada. Podemos entonces ser ecuánimes y planificar una buena estrategia que nos permita abordar la situación de manera óptima.

El Mindfulness te puede ayudar

La técnica Mindfulness que comparto hoy contigo es muy sencilla y una de las primeras que se aprenden. Se llama Meditación en un minuto y te va a permitir hacer una pausa consciente en medio de todo ese parloteo mental que te abruma.

Es ideal para esos momentos en los que sientes que estás viviendo en tu cabeza, que te cuesta parar de pensar o que necesitas serenarte y abordar algo con la mente despejada.

La meditación

Puedes realizar esta meditación sentado o de pie, lo que sea más adecuado en cada momento. Eso sí, procura no hacerla si estás realizando alguna actividad que requiera toda tu atención.

Respira profundamente.... Ve sintiendo tu cuerpo mientras inhalas...

Vuelve a respirar profundamente... Nota cómo está tu cuerpo mientras exhalas...

Si se cuelan pensamientos, no pasa nada. Vuelve tu atención a lo que estás haciendo, con amabilidad y calma.

Respira...

Una invitación

Como ves, algo muy sencillo y que permitirá a tu mente hacer un descanso. ¡Es realmente una pausa que refresca!

Y también una invitación a vivir las cosas desde una perspectiva diferente, con más equilibrio y más libertad.

¿Te animas?

Descárgate la meditación en tu móvil. Así podrás practicar cuando quieras.

>