¿Qué es Mindfulness?

Por Débora Tejera | Aprende mindfulness

Un gato atento

La práctica de lo que hoy conocemos como Mindfulness tiene su origen en una de las formas de meditación más antiguas, la meditación Vipassana o meditación de atención plena. Su cultivo nos ayuda a adquirir una conciencia más clara de lo que ocurre al mismo tiempo que está sucediendo.

De esta manera, podríamos definir Mindfulness como una forma de desarrollar nuestra capacidad de estar presentes de manera real. Es una práctica que nos entrena en sostener una conciencia momento a momento de nuestros pensamientos, sentimientos, sensaciones corporales y el entorno que nos rodea, tal y como son.

Aprendemos así a enfocar nuestra mente, de manera intencionada y progresiva, en un elemento cada vez.

Los beneficios del Mindfulness

Cuando nos entrenamos en encauzar nuestra atención de esta manera, el cuerpo y la mente se van aquietando. Se genera entonces un estado interior de profunda calma y quietud que repercute de manera positiva en todas las esferas de nuestra vida.

En las últimas décadas, se han llevado a cabo numerosas investigaciones científicas para determinar los efectos que la práctica continuada de Mindfulness promueve en las personas que lo practican. Entre otros, se ha constado que:

  • Reduce los niveles de estrés, ansiedad y depresión, proporcionando mayor calma y equilibrio a la vida de las personas.
  • Mejora la resiliencia, el bienestar y el funcionamiento general de la persona.
  • Aumenta la conciencia personal y social, lo cual repercute en una mejor gestión de las relaciones.
  • Regula las emociones, acentuando las positivas.
  • Mejora la inteligencia emocional.
  • Permite desarrollar una mayor compasión hacia nosotros mismos y hacia los demás.
  • Dota de un mayor sentido de significado, satisfacción y disfrute en la vida.

Una vía hacia la autoaceptación

Mindfulness es un proceso de autodescubrimiento que nos permite ser testigos de lo que acontece dentro y fuera de nosotros, sin juzgar la experiencia y sin hacernos a un lado.

El único requisito entonces que se nos pide para realizar nuestra práctica es que la abordemos con una actitud de aceptación y apertura, de curiosidad hacia lo que la experiencia nos traiga en cada momento.

Esta actitud general de acoger sin juzgar nos va a permitir ir adquiriendo mayor conciencia de nuestro funcionamiento interno, de cómo somos en realidad. Y desde ahí, aprender a aceptarnos tal y como somos, acogernos y desarrollar así nuestro pleno potencial.

En definitiva, la práctica Mindfulness te ofrece la posibilidad de reconectar gradualmente con la esencia de lo que tú eres.

Si te gustaría experimentarlo por ti mismo, nuestro Reto Gratuito de 7 Días Mindfulness es el lugar perfecto para comenzar.

>